Kalimba

La Kalimba es un antiguo instrumento africano, muy fácil de tocar.
Tiene varios nombres como Sanza, Mbila, Lukemba, Nzhari, Tsantsa, Mbira y Lala, aunque aquí la conocemos también como Malimba (No confundir con la marimba que se parece más a un xilofón).

Comprar una kalimba, instrumento original

Mucash personas se deciden a comprar una kalimba porque les apetece tocar algún instrumento, les gusta la música, pero no han tenido ocasión de estudiar.
Con la kalimba, inmediatamente y sin ninguna noción de música, se pueden crear ritmos y melodías agradables al oído. Además de ser fácil de tocar, también es fácil de hacer y puede ser un interesante ejercicio de manualidades para la escuela. También como ejercicio escolar se puede proponer la creación de melodías en grupo.

Tienen unos precios increíbles y son una idea muy original para hacer un regalo.

Un instrumento ideal para regalar

La gran ventaja de la Kalimba es que no emite sonidos desagradables así, aunque no sepas nada y empieces a pulsar las varillas metálicas sin ningún criterio, no dañarás los oídos ni la sensibilidad de nadie.

Otra ventaja es que es un objeto decorativo, original y de precio muy asequible, lo que la convierte en una idea original de regalo.

La caja de resonancia puede ser de madera o de calabaza. En Marruecos es fácil encontrar en las calles pequeñas kalimbas hechas con latas de sardinas y un trozo de madera.
Sobre al caja de resonancia se fijan a un puente unas lengüetas metálicas no flexibles de diferente longitud y duras para que al pulsarlas sobre la caja de resonancia, creen este agradable sonido.

El inglés Hugh Tracy, fundador de la Biblioteca Internacional de Música Africana en 1954 dio a conocer la kalimba en Europa y América.

Hugh Tracy estaba fascinado no solo por el sonido de Kalimba, que recordaba a una caja de música, sino también por la simplicidad de su desarrollo: en pocos minutos se podía crear un ritmo interesante y en pocas horas, un patrón musical complejo, sin ningún conocimiento previo de música. La mayoría de las veces la Kalimba se toca de manera intuitiva.

Hemos visto que la Kalimba consta de dos partes: el cuerpo y las lengüetas metálicas. El sonido surge al pulsar las lengüetas, que pueden ser de 5 a 30 según el tamaño de la Kalimba: cuantas más laminillas, más amplio será el rango musical del instrumento.
Las láminas o lengüetas de la Kalimba deben ser de metal, pero la caja de resonancia puede ser de diferentes materiales: madera, caparazón de tortuga, coco o calabaza.

Se puede conseguir un sonido envolvente con las versiones más modernas de la Kalimba conectadas a un amplificador externo que le dará profundidad al instrumento y expandirá las notas de manera increíble.
Aunque intuitivamente se pueden sacar ritmos interesantes y componer melodías, hay quien es capaz de reproducir canciones porque las marimbas bien hechas tienen las notas muy bien definidas. Se pueden sacar acordes como en este vídeo:

Cómo tocar la kalimba o malimba

La kalimba se sujeta con ambas manso dejando delante los pulgares, con los que vamos a pulsar las láminas. Las notas se distribuyen siguiendo este patrón:

DO La Fa Re Do Mi Sol Si
8 6 4 2 1 3 5 7

Hay modelos con agujeros en la parte posterior que nos sirven para conseguir el efecto de vibrato.

Es fácil encontrar en internet adaptaciones de partituras en un formato sencillo conocido como “tablatura” en el que las notas se traducen a letras y números colocados sobre un esquema de la kalimba.
Basta con que pongas en youtube “kalimba tabs” y encontrarás cientos de canciones que puedes tocar sin saber absolutamente nada de música.
Aquí tienes un ejemplo:

La afinación de la kalimba

Cuando compres un instrumento viene afinado en una escala concreta. Puedes elegir qué escala te interesa antes de comprarla. En caso de que alguna nota no suene como te gustaría, necesitarás un afinador y un martillito para golpear suavemente la lámina hacia adentro o hacia afuera para conseguir sonidos más graves o más agudos.
A veces lo que queremos es limpiar el sonido si aparecen pequeños zumbidos, en ese caso, basta con apretar los tornillos que sujetan las láminas de metal.

Si quieres darte el capricho de empezar con un instrumento sencillo, barato, sostenible y que no ocupa espacio, prueba con la Kalimba. También ten en cuenta esta idea de regalo, encontrarás algunas incluso por menos de 10 €, y siempre puede acabar decorando una estantería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *